Blogia
B. Vizcaíno

Aneto: con gloria y pena

He llegado de Benasque hace unas horas. Después de una mañana lluviosa que ha truncado nuestros planes dominicales, nos hemos vuelto a Zaragoza bien pronto. Lavadoras, focas a secar, botines fuera,...un sinfín de cosillas que hay que recoger, y de momento, guardar por unos meses en algún rincón hasta noviembre (seamos optimistas...)

 Llevábamos meses organizando este día (no sé por que me agencio la primera persona del plural cuando yo ni me he enterado de la organización...)

 El viernes andaba yo pensando que ya hacía bastante calor, y ver los correos amontonados con el asunto "El Aneto nos espera" se me hacía agridulce, porque sólo podía significar una cosa: se termina el  esquí....ohhhhhhhh, qué penaaaaa!!!!

Con eso de ser la despedida de la temporada, nos lo montamos bastante bien: dos días en Benasque, el grupo de Fer (Lucy-Fer, Carlos, Javi y Alfonso) y nuestro grupo (Edesio, Donato, Álex, Xavi y David (que llegan el sábado por la noche), Héctor, Jorge y yo) más motivados que nunca, Vaya tela! Llegamos el viernes a Benasque justo para cenar, y el grupo de Fer ya está casi terminando. Nos saludamos y los dos grupos son uno, ya todo son risas y entusiasmo para el maravilloso plan que nos espera el sábado: el Aneto por el corredor Estasen. Empiezan los pronósticos: "A la Renclusa llegamos en 20’..." "Que se tardan 45..., y si vas deprisa, 42..." "Que te digo que en menos de media hora llegas" "Que no hombre que no... ya lo verás mañana..." Estamos emocionados, pero recogemos pronto, que los despertadores suenan a las 3:49...

El sábado a las 4 estamos desayunando y nos vamos medio dormidos (algunos dormidos del todo) hacia la Besurta, a buscar un sitio para aparcar la furgo de Álex. Esquís a la chepa y vamos xino xano hacia la Renclusa (y tardamos 42 minutos), todavía nos queda un rato de porteo hasta encontrar los neveros con continuidad hasta el Portillón Superior. Nos calzamos los esquís y vamos zeta a zeta, ganando altura. Vistas al Aneto y vamos a por el glaciar. Se nos hace corto, cortísimo: pero si estamos en el Collado de Coronas! Yo no sé qué me pasa hoy que me canso menos...Hala, si se ve el corredor! Qué guay! Vamos, vamos, que hace frío...El corredor está muy fácil, con esas escaleras tan bien hechas; lo peor: las piedras que caen. Dos bajan esquiando, vaya estilazo! Y nosotros, con un pequeño esfuerzo, nos plantamos en el collado. A nuestra izquierda el Aneto ya a tiro de piedra, a la derecha una pequeña aguja (La Aguja Daviu??). Me encanta la roca, avanzar usando pies y manos...qué bien nos lo pasamos!!! Ahí llega Gil, al que no conocía en persona todavía. Nos recuerda que vamos en dirección contraria, y se va decidido Estasen abajo, echando algún pedrusco del tamaño de una sandía! Piedraaaaaaaa!!!!!!! Qué bien no estar ahí abajo...

Casi hay que pedir vez en la cima del Aneto, pero bueno, eso no es nada inesperado. Fer saca cava de la mochila y todos a brindar por este fin de temporada, con pena y gloria. Seguimos hacia la espalda por una cresta entretenida, pero enseguida el grupo vota por no subirla. Donato, Álex, Jorge y yo, no quedamos dudando, pero hay un paso expuesto y tres pasando con cuerda: vamos a tardar un montón...y puesto que vamos en grupo, en grupo bajamos. Volveremos a por ella... La bajada triunfal, apurando aquí y allá hasta llegar al inevitable paseo por Aigualluts. Y qué calor! No nos bañaremos!? Y vaya si nos bañamos, bueno nos remojamos, porque no se podía aguantar mucho rato dentro del agua de deshielo...qué fría! Pero qué bien te quedas...y quién se vuelve a poner las botas ahora?

En fin, un BIG DAY en el que sólo faltó que estuvieran los que no pudieron venir.

Y colorín colorado, la temporada de esquí ha terminado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres